Herbicida natural, ¿como controlar las malas hierbas sin utilizar glifosato?

La mayoría de los herbicidas que podemos encontrar en los sitios de jardineria están elaborados a base de glifosato. El glifosato es el compuesto activo del famoso herbicida Round Up fabricado por Monsanto. Monsanto afirma que el glifosato se desactiva en contacto con el suelo y se vuelve inocuo. Sin embargo existe una fuerte controversia sobre su uso no sólo por ser un probable carcinógeno sino por el daño que causa en el ecosistema. La patente de Monsanto caduco hace tiempo. Debido a ello y a lo efectivo que resulta el producto para eliminar las malas hierbas la mayoría de fabricantes de herbicidas incluyen glifosato en la fórmula de sus herbicidas comerciales.

¿Que herbicida natural emplear como alternativa al glifosato?

Existen numerosas soluciones para evitar las malas hierbas en el jardín sin tener que recurrir a este tipo de herbicidas. Ante todo deberíamos evitar tener zonas en las que crecen las malas hierbas. Lo más efectivo que se puede hacer contra ellas es evitar su crecimiento. Una malla antihierbas evita que la luz llegue a ellas y las impide crecer. Sin embargo permite que el agua llegue al terreno. Se puede perforar la malla para sembrar las plantas y recubrir el resto de la malla con gravilla decorativa o corteza de pino. Pero en el caso de que tengamos un terreno muy grande en el que sea imposible evitar el crecimiento de las malas hierbas se pueden utilizar otros remedios como un herbicida natural.

Una solución muy efectiva contra las malas hierbas y mucho menos agresiva que el glifosato es la sal y el vinagre. Ambos pueden terminar con la vida de las plantas y debemos utilizarlo con precaución para evitar dañar el resto de plantas. Debemos preparar una solución a partir de vinagre, sal y agua. Rociaremos las hojas de las malas hierbas con una cantimplora de jardín. Para conseguir que el producto se fije en las plantas y dure más tiempo podemos echar un pequeño chorro de limpiador de lavavajillas manual. Este herbicida natural es menos efectivo que el glifosato pero no es un probable carcinógeno. Y no tenemos que manipularlo con mascarilla. Además es más barato.