Cuando el médico te dice que vas a morir